rc-6-tt

¿Cómo elegir un emisor térmico?

¿Qué es un emisor térmico y cómo lo elijo?

Los emisores térmicos son un tipo de calefacción de tipología fija que funcionan con energía eléctrica, esto es, necesitan conectarse a la red eléctrica. Se fabrican con aluminio, ya que este material es un buen conductor térmico y tiene un factor de transmisión del calor muy elevado.

Emisor térmico digital RC-6-TT Haverland

Estos emisores térmicos son programables (en su mayoría) y funcionan repartiendo el calor gradualmente, por lo que realizan un gasto menor que otros sistemas de calefacción.

Es importante tener un criterio claro a la hora de elegir el emisor térmico adecuado, ya que lo que se busca es  tener una temperatura confortable pero siempre consumiendo la menor cantidad posible de electricidad. Veamos una serie de pautas a seguir a la hora de elegir un emisor térmico.

  1. ¿Qué potencia necesito?

A la hora de comprar un emisor térmico es muy importante saber qué potencia se necesita instalar, y aunque puede parecer complicado, conociendo la superficie de las estancias en las que se quiere instalar un emisor térmico el cálculo resulta bastante sencillo.

Lo que hay que hacer es calcular los vatios necesarios por metro cuadrado. Una fórmula fácil es multiplicar los metros cuadrados por la altura de la habitación y por el índice de aislamiento según la zona climática (los índices serían zona templada 25, zona fría 35 y zona muy fría 45-50). Por ejemplo, en una habitación de 10 metros cuadrados, con una altura de 2,6 metros y estando en una zona fría el cálculo sería: 10 x 2,6 x 35 = 910 W que serían los vatios mínimos necesarios para calefactar esa habitación. No obstante, hay que añadir que si se trata de una habitación menos utilizada que otras es recomendable instalar un 20% menos de potencia.

Potencia

En general puede decirse que en los emisores térmicos, las potencias de 500-600 W son adecuadas para estancias de 5 a 7 m2, mientras que los de 900 W cubren las necesidades de una habitación de 9 a 11 m2, y los de 1.200 W o más se reservan para espacios de 12 a 14 m2 o algo más.

Por otra parte, el valor de potencia hallado es aproximado, y representa la potencia mínima necesaria. En caso de duda, siempre es mejor elegir un emisor de mayor potencia; la inversión económica en la compra del emisor será un poco más elevada, pero el radiador trabajará con más eficiencia y notará un consumo menor en la factura eléctrica. Además, también hay que tener en cuenta el tipo de vivienda y su orientación (norte-sur), ya que esto condiciona en gran medida el tipo de emisor térmico a instalar.

  1. ¿Cuál es mi zona climática?

Así como es importante tener en cuenta el tipo de vivienda y habitación en la que se van a instalar los emisores térmicos, también es muy importante determinar la zona climática en la que se vive. Dependiendo de si es un clima suave, frío o muy frío se necesitará más potencia para alcanzar una temperatura confortable.

España puede dividirse en hasta cinco zonas climáticas diferentes: clima cálido, suave, frío, muy frío y extra frío. Dependiendo de estas cinco zonas, de la orientación norte-sur de la vivienda y de si está aislada o no, saldrá la potencia en vatios recomendada para instalar en metros cuadrados de superficie útil.

Lo más fácil es consultar la zona climática en la que se vive en un mapa climático y ver qué potencia se recomienda para esa zona. Conociendo la zona climática y las características de la vivienda y/o estancia en la que se quiere instalar un emisor térmico, resulta muy fácil elegir el emisor más adecuado.

En la siguiente tabla se ilustran las diferentes zonas climáticas:

Zonas climáticas

  1. ¿Cuánto tiempo lo voy a tener en funcionamiento?

Además de la potencia y la zona climática, a la hora de elegir un emisor térmico determinado es fundamental saber cuántas horas diarias – aproximadamente – va a estar en funcionamiento. Según las horas que permanezca encendido al día será mejor instalar un tipo u otro.

Emisor Termico de alta inercia Térmica RC-12-B Haverland

Si el emisor térmico va a estar encendido menos de una hora al día, lo mejor es optar por uno de calentamiento rápido como el emisor seco. Si se va a tener conectado entre 2 y 4 horas diarias es recomendable elegir un emisor fluido, ya que se calienta antes a pesar de que acumula menos calor que el emisor térmico cerámico. Por último, si va a estar en funcionamiento más de 4 horas diarias, es preferible optar por un emisor cerámico, porque aunque tarda más en alcanzar la temperatura deseada, tiene mayor inercia eléctrica, con lo que se aprovecha mejor su funcionamiento.

RC-11-W Emisor termico digital Seco Haverland

Unido a lo anterior, también es importante atender a la precisión del programador, en el caso de que sea un emisor programable. Atendiendo a su tecnología, tanto los emisores térmicos digitales como los emisores térmicos analógicos son programables. Cuanto más preciso sea el programador, más se podrá ahorrar. Muchos equipos permiten realizar una programación semanal, es decir, un programa a medida para cada día de la semana que trabaja con franjas de tiempo horarias (programarlo por X horas Y día), en el que también se puede fijar la temperatura deseada.

 

0 comments on “¿Cómo elegir un emisor térmico?Add yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>